*/

San Pedro del Pinatar, un spa al aire libre

Es muy difícil recomendarte un solo lugar de nuestra orografía que además logre sorprenderte. Por suerte, estamos rodeados de playas increíbles, de calas escondidas y de rutas y caminos que recorren las sierras. Ahí está la dificultad, en la gran diversidad. Sin embargo,  creemos que hoy lo vamos a conseguir llevándote San Pedro del Pinatar para que conozcas sus playas de lodos terapéuticos, únicas en España. 

Dice el refrán que hasta el 40 de mayo no hay que quitarse el sayo, sin embargo, ya sabéis que este refrán tiene poca aplicación en el clima mediterráneo. Tras unos días de vacaciones el sol ha vuelto para quedarse ¡El verano está a la vuelta de la esquina! ¿Qué mejor que ir a la playa?

San Pedro del Pinatar: el Mar Muerto del Mar Menor

San Pedro del Pinatar

 

Un trayecto de poco menos de una hora desde nuestra estación de autobuses puede llevarte hasta San Pedro del Pinatar. Ya, ya, viajar a Oriente Próximo parece mucho más exótico, un acercamiento a otra cultura, pero ¿Te servirían allí un espeto de sardinas cuando harto de sol llegaras a comer? Playa, sol y comida mediterránea, San Pedro del Pinatar ofrece esto y mucho más.

Realmente la pregunta que puede surcar tu mente ahora podría ser, ¿qué tienen en común el Mar Muerto y el Mar Menor? La respuesta es sencilla: la concentración de sal en el agua. La salinidad del Mar Menor es mayor a la del Mediterráneo, al igual que la del Mar Muerto. Esta salinidad es la que aporta propiedades terapéuticas al agua y además aumenta la flotabilidad. Esto último convertirse en un juego muy divertido sobre todo si viajas con niños: dedicarse a flotar.

Un spa al aire libre

Ya te lo avisábamos antes, San Pedro del Pinatar ofrece más: Ocio, calma y más… ¡Baños de lodo terapéuticos!  Si tu bolsillo y tu mente no se ponen de acuerdo imaginando unas vacaciones, San Pedro del Pinatar es tu solución.

Barros terapéuticos

Barros terapéuticos de San Pedro del Pinatar

En la playa de “Lo Pagán” podrás encontrar un paseo larguísimo que la divide. A la derecha el Mar Menor, a la izquierda varias plataformas de madera con escaleras que te ayudarán a entrar en lo que se podría considerar un spa al aire libre.

La salinidad del agua del Mar Menor junto al alto porcentaje de horas de sol al año son los causantes del origen de los lodos terapéuticos que encontrarás al bajar de las plataformas: un fango negro, no muy agradable al olfato. Pero no sufráis, el olor desaparece al retirarlo. Nadie diría que su uso suaviza la piel y sin embargo, así es.

Propiedades de los lodos de San Pedro del Pinatar

Las propiedades curativas de los lodos no eran más que hipótesis hasta 1995, ese año la universidad de Murcia analizó la composición de los barros. La granulometría médica mostraba una elevada presencia de arenas finas y muy finas, lo que también se conoce como limos y arcillas.  Por supuesto, también aparecieron otros minerales en el análisis de su composición, pero estos dos fueros los predominantes y los verdaderos artífices de las propiedades curativas de los lodos.

Inflamación muscular, artritis, gota, reuma, acné, dermatitis y retención de líquido son algunas de las patologías que muestran mejoría tras la aplicación de los barros.  La piel también se muestra más tersa. Los lodos basan su acción terapéutica en su gran poder de absorción, su acción mineralizante, su capacidad de neutralizar la acidez y su efecto estimulante de la cicatrización.

Sumérgete en los lodos

A estas alturas puede que te estés preguntando qué hacer una vez que bajes los 5 escalones que separan las plataformas de tu spa al aire libre de la “piscina de lodo”, fácil, úntate con él las zonas en las que tengas molestia o ve más allá y extiéndelo por todo el cuerpo. Inspírate en ese momento del desayuno en el que extiendes la mantequilla sobre tu tostada, en las primeras pinceladas en un lienzo en blanco o rememora tu infancia pintando con las manos. Puedes aplicar el lodo mediante una espátula o con tus propias manos.

Masaje con lodo

Masaje con lodo

Una vez que hayas cubierto tu piel llega la segunda parte del tratamiento: dejar secar. Puede que esta sea la fase más relajante de todo el tratamiento, volver a la plataforma y tumbarse al sol cual habitante de las islas galápagos o pasear disfrutando del sol calentando tu piel, la decisión es tuya.

Cuando empieces a notar que te estás convirtiendo una figura de barro viviente será el momento de aclarar. Entra en las aguas del Mar Menor y retira la capa de arcilla. En ese de aclarado empezarás a sentir uno de los primeros beneficios, la suavidad de tu piel.

¿Lo mejor de todo este tratamiento? Que es gratis y se puede hacer en familia. De esta forma todavía te quedará presupuesto para disfrutar de una buena comida en los bares y restaurantes de la zona o para hacer noche y repetir el tratamiento un segundo día. La decisión como siempre es tuya, el gusto por llevarte será nuestro.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *